Viernes, 14 de Mayo de 2021
Sala de Prensa > Noticias
Noticias
03 de febrero de 2021
Familia cneísta celebró con alegría la Paradura del Niño

La familia del Consejo Nacional Electoral celebró con gran alegría la fiesta de la Paradura del Niño y presentación de Cristo en el Templo, hermosa tradición propia de los Andes venezolanos, que se realiza a partir del 1° de enero hasta el 2 de febrero, Día de La Candelaria, finalizando así la época navideña.

Con una oración ecuménica a cargo del pastor Iván Guadarrama, además de la celebración de la misa a cargo del sacerdote Omar Gómez y el canto de villancicos y parrandas ante el pesebre por parte de la Coral del CNE, los trabajadores y trabajadoras del Poder Electoral renovaron su fe y esperanza, elevando al Niño Jesús sus mejores deseos para Venezuela en este año.

La celebración contó con la presencia de la presidenta del CNE, Indira Alfonzo Izaguirre, junto a la rectora Tania D'Amelio, el rector suplente incorporado Abdón Hernández, el secretario general Gustavo Pulido, directores y directoras generales, así como trabajadores y trabajadoras del Poder Electoral.

Alfonzo expresó que sus deseos para este año 2021 son de que "esta bendición llegue no solamente a todos nuestros compañeros y compañeras de trabajo, a quienes le vamos a transmitir esa fuerza, esa luz y amor, sino también a todos los hombres y mujeres de esta Patria".

Manteniendo la tradición

La Paradura es una festividad que puede hacerse en familia o con la participación de la comunidad, con el rezo del Rosario y el canto de versos compuestos para honrar al Niño Jesús.

Los dueños de la casa designan a los padrinos del niño, y si el Niño Jesús ha sido “robado” de su casa, los devotos salen a buscarlo en procesión hasta el lugar donde se encuentra en medio de cantos. Una vez devuelto a su casa, la figura del Niño Jesús se coloca en el pesebre, donde se le reza el rosario, se ilumina con velas y se pasea por la casa para que la familia anfitriona reciba su bendición.

Asimismo, este día también se recuerda la presentación del Niño Jesús en el Templo de Jerusalén, luego de terminado el período de purificación de la Virgen María, como se narra en el Evangelio de San Lucas.